Seguidores

viernes, 24 de febrero de 2012

Gusano visceral de la angustia


Me sentía triste y curiosamente solo, cuando esto pasaba, la pintura era lo que me despejaba de mis pensamientos negativos. Al terminar me invadía un gran deseo de vivir.

Detalle:

Acrìlico sobre bastidor
80x40 cm
año 2012

1 comentario:

Catriel Torres dijo...

A mi en general no me pasa. Puedo estar pintando angustiado y al final seguir igual de angustiado. Salvo que lo que lo que pinte quede muy bien. Pero en general no pasa, porque cuando estoy así tiendo a hacer cosas más ligadas al material y a procedimientos simples, sin tanta composición.