Seguidores

lunes, 13 de marzo de 2017

Conciencia de clases


aguado sobre papel
35x19 cm
2014


Soy un niño de la clase baja, tengo 16 años. Dentro de 6 meses voy hacer Papá. Por ser menor, no me dan trabajo. Así que, no me queda otra que ir a cuidar autos, para hacer unos mangos para mi mujer. Éste fin de semana, algún vecino de la quinta sección, llamo al 911, así que vino un patrullero y me llevo detenido por no estar identificado.
Soy un niño de la clase media, tengo 16 años. Todos los fin de semana, voy al clud Regata, hacer natación. Hay una chica que me gusta. Éste fin de semana, aprovechando que nuestros padres estaban de vacaciones y que en el clud no había nadie. Decidimos tener sexo, de pronto, apareció el vigilante que cuida el predio. Y nos hizo retirar del lugar.

viernes, 20 de enero de 2017

El arte contrataca vs el arte transa



Mendoza 5 de noviembre del 2016 plaza españa
se festeja el día de las verbenas
noto (como lo presumí), que la pintura del morocha iba a tener reacción negativa
ese riego lo tomé, porque esa es mi expresión; aparte de las pinturas "lindas" que uno hace para comer. Pasaron los dos días y no tenía ventas, hasta que el último día se me ocurre llevar la pintura del jugar del Lobo. De esta manera neutralizar la reacción violenta que le provocaba. Y tuve resultados positivos.

lunes, 17 de octubre de 2016

El morocha

mixto sobre tela
90x60 cm
2016

Nacidos en las barrios del oeste
hijos de nadie
hermanos del barro
y dueños de la calle.

Egresado del presidio San Felipe
en zonas marginales
sucios y rotos
las peleas, su lenguaje.

Niños delincuentes
maestros de la supervivencia
armas, sus juguetes
y su religión, la violencia institucional.

Soltado de mano
del amparo social
carne de cañon,
 embajadores del mal.

Mirada profunda
desconfianza permanente
entrenados para huir
niños delincuentes.

Reconocen bien los palos
mas no saben qué es cariño
maduros de golpe
endurecidos en cuerpos de niños.

No culpes a estos niños
de la inseguridad
que te auspicia
el ladrón de guantes blanco.

Ahora mírate al espejo
y piensa en estos niños
ves su rostro y su entorno
y ves que no son culpable.

Mira a tus hijos, sus sueños
durmiendo en camas calientes
si les quitas cuanto tienen
también serían delincuentes.

A la vuelta de la esquina
están los niños haciéndose mayores
devuelven a la sociedad
su desprecio y sus rencores.

Fin