Seguidores

miércoles, 18 de abril de 2018

Recibe lo que das

"Recibe lo que das"
mixto s/lienzo
45x35 cm
año 2018


Estaba en la plaza España el 22 de noviembre del 2016, con mi exposición de pintura. Los transeúntes de la festividad de la cultura española, empezaron a circular como a las 20 horas del día. La gente pasaba comprando a los otros artesanos y por el mío pasaban indiferente. Sabía, que a esas clase de publico, desprecian el arquetipo del pibito de gorrita “villero”. Esa era la consecuencia que asumí al hacer la pintura del “Morocha”. No obstante, al último día, y ver que seguía sin vender, hice una oración. Al poco tiempo viene un niño y se me acerca a pedir una moneda. Le pido una moneda a mi hermana Mónica, que me acompañaba aquel día. Ella hizo un gesto como si fuera, -no Pablo, trae mala suerte-. Intuía que aquella oportunidad era un gesto de amor. Así que, saque 50 pesos de mi billetera y se los di; la cara de ése niño era de felicidad. Al instante se me viene esa enseñanza de Jesús que dice: “Hay más felicidad en dar que en recibir”. Al transcurso de unos minutos, empiezo a vender y recuperar lo invertido. Dejándome aquel día una enseñanza “que no estamos solos”.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Ajuste (una navidad diferente)

Acrílico sobre lienzo
100x35x4,5 cm
21/12/17

Una fiesta sin espíritu navideño para la periferia, veo la cara de mi gente sin alegría. Nos quieren tener amargado, sumisos y obediente. Pero volverá el día que recuperemos nuestro entusiasmo, porque la historia va de forma ascendente y no hay tirano que la pueda detener.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Pablo de Tarso

"Pablo de Tarso"
acrílicos sobre lienzo
40x50 cm
2017

Pues ustedes contemplan su llamamiento por él, hermanos, que no muchos sabios según la carne fueron llamados, no muchos poderosos, no muchos de nacimiento noble; sino que Dios escogió las cosas necias del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios escogió las cosas débiles del mundo, para avergonzar las cosas fuertes; y Dios escogió las cosas innobles del mundo, y las cosas menospreciadas, las cosas que no son, para reducir a nada las cosas que son,  a fin de que ninguna carne se jacte a vista de Dios. Pero a él se debe el que ustedes estén en unión con Cristo Jesús, que ha venido a ser para nosotros sabiduría procedente de Dios, también justicia y santificación y liberación por rescate; para que sea así como está escrito: 
“El que se jacta, jáctese en Jehová”.