Seguidores

viernes, 6 de julio de 2018

Trabajador golondrina

acrílico sobre lienzo
109x100 cm
año 2018

Cuando mi circulo circundante me decían que tenia que rodearme de los pintores locales, así, de este modo tener oportunidades.
Empecé armando este blog y un Facebook; agregaba todos los que de una u otra manera se dedicaban a la pintura. De apoco me encontré con artistas muy buenos en la técnica, pero vacío de contenido. Otros repitiendo tendencias ya agotadas -Lo novedoso para mi juicio estaba en la disciplina de las escultura-.
El arte oficial de mi ciudad, está compuesto por egresados de la universidad de arte de la Uncuyo y, estudiantes y, uno que otro independiente. Giran entorno de las salas de exposición gubernamental y casas museos que son de los mismo artistas.
Por ende, sus visitantes son siempre los mismos, y no dan lugar para que entre -porque vos los ve, y son todos unos genios superdotados- alguien nuevo, fuera de su ambiente. Van cambiando de inmueble, pero siguen siendo los mismos, y repiten como loros, sus eslogan… -tiene que pintar, para el 5% del público que consume obra de arte; -tiene que dar clases de pintura, para solventarte; -tiene que participar de los salones provinciales y nacionales para abrir puertas y legitimarte.
Esto lo escribo para aquel que recién comienza, y quiera hacer este camino que es un circulo cerrado que te llevara a la frustración. Porque los que se benefician de esta cultura estéril, son siempre los mismo, un puñado de seudo-artistas que se venden al mejor postor. 
No obstante, he logrado sobrevivir estos diez años, gracias a mi puesto de pintura que tengo en el centro de mi ciudad. Y a una ambición desmedida de lograr que cada individuo trabajador tenga una obra mía (esto va en contraposición, de los que me decían que no debía vender mis pinturas tan accesible), y una necesidad de expresarme atreves de la pintura, que no necesita sponsor para que se lleve acabo.
En conclusión, le puedo contestar a mi circulo circundante, que los aprendices de brujos que juegan con imprudencia o con exceso de simpleza con las fórmulas mágicas destinadas a aumentar la grandeza de los grandes hombres y que hacen perder la cabeza a los ambiciosos vulgares -porque cuando hay algo que decir, no hay obstáculo que puedan detener su voluntad creadora—, atrapado como un pánfilo en la Rioja con el “Salón Vendimia”.
Como decía el Zaratustra de Nietzsche: 
“Sólo cuando me hayas negado me encontraras”.

miércoles, 18 de abril de 2018

Recibe lo que das

"Recibe lo que das"
mixto s/lienzo
45x35 cm
año 2018


Estaba en la plaza España el 22 de noviembre del 2016, con mi exposición de pintura. Los transeúntes de la festividad de la cultura española, empezaron a circular como a las 20 horas del día. La gente pasaba comprando a los otros artesanos y por el mío pasaban indiferente. Sabía, que a esas clase de publico, desprecian el arquetipo del pibito de gorrita “villero”. Esa era la consecuencia que asumí al hacer la pintura del “Morocha”. No obstante, al último día, y ver que seguía sin vender, hice una oración. Al poco tiempo viene un niño y se me acerca a pedir una moneda. Le pido una moneda a mi hermana Mónica, que me acompañaba aquel día. Ella hizo un gesto como si fuera, -no Pablo, trae mala suerte-. Intuía que aquella oportunidad era un gesto de amor. Así que, saque 50 pesos de mi billetera y se los di; la cara de ése niño era de felicidad. Al instante se me viene esa enseñanza de Jesús que dice: “Hay más felicidad en dar que en recibir”. Al transcurso de unos minutos, empiezo a vender y recuperar lo invertido. Dejándome aquel día una enseñanza “que no estamos solos”.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Ajuste (una navidad diferente)

Acrílico sobre lienzo
100x35x4,5 cm
21/12/17

Una fiesta sin espíritu navideño para la periferia, veo la cara de mi gente sin alegría. Nos quieren tener amargado, sumisos y obediente. Pero volverá el día que recuperemos nuestro entusiasmo, porque la historia va de forma ascendente y no hay tirano que la pueda detener.