Seguidores

miércoles, 3 de agosto de 2011

Difunta correa


Esta pintura surgió, porque mi familia es muy devota de ella, y en una de las promesa de mi hermano, le prometió llevar una imagen de ella pintada por mi. Hace unos meses mi madre y hermana, fueron a verla a San juan donde esta su santuario. Y encontró que ya no estaba la pintura.

Difuntita te pido que la pintura vuelva a su lugar, donde la dejo mi hermano y te prometo irte a ver.

Detalle:

oleo sobre madera
50 x 70 cm
año 2004

1 comentario:

@catriel dijo...

Un mural hubiese sido más difícil de robar.